Ruta06

Una respuesta a «Ruta06»

  1. Chopos Ilicitanos que se plantaron en el Parque Municipal, igual que se hizo en otros parques y jardines municipales como la Glorieta, Huerto de la Molinera, Huerto del Rey Jaime I, Huerto de San Plácido, Instituto Cayetano Sempere, y varias fincas privadas entre las que sobresale la ubicada en la pedanía de Daimés junto al camino de la Regalicia, y otras dos ubicadas en el margen izquierdo del río Vinalopó (Altabix y Algorós). Esta especie no es autóctona, ya que procede del valle del río Eúfrates y su nombre científico es “Populus Euphratica”, y el error de esta tradicional denominación local que incluso aparece en el rótulo oficial de una calle de Elche, se debe a que un botánico francés descubrió a principios del siglo XX una alineación única en Europa de unos 300 ejemplares hembras en nuestro célebre paraje del “Agua Dulce y Salada”, en la ribera de la Acequia Mayor del Pantano. Se han realizado muchos estudios científicos, y no se ha podido determinar con exactitud la procedencia de los ejemplares, pero su área de distribución comienza en Asia occidental y se extiende incluso por el norte de La India, así como países más cercanos como el norte de Argelia o Marruecos desde donde probablemente pudieron ser trasplantados por algún aficionado a la botánica. Se trata de una especie protegida pero lamentablemente abandonada en el paraje original donde apareció en Elche, y actualmente apenas quedan 100 ejemplares. Sin embargo, es un árbol muy didáctico como herramienta de educación ambiental, porque en los ejemplares adultos aparecen 5 tipos de forma de hojas; y además es un ejemplo de adaptación a las aguas salobres de la ribera del río Vinalopó, y también se adapta perfectamente a fincas agrícolas con riego sólo ocasional. Debemos conservarlo, como joya del patrimonio botánico local, que incluso varios ilicitanos han convertido en bonsáis mediante técnicas de reproducción asexuales (acodos aéreos, hijuelos, etc.). De hecho, el paraje donde se descubrió originalmente en Elche podría ponerse en valor turístico de forma sostenible, con un Sendero Local señalizado o la creación de un Paraje Natural Municipal, aprovechando otros elementos de interés como patrimonio hidráulico en un entorno típicamente de oasis que ha sido reconocido por la UNESCO para la declaración del Palmeral como Patrimonio de la Humanidad. Esto no supondría un gran esfuerzo, porque el Ayuntamiento de Elche ya es propietario del 50% como comunero principal de la Acequia Mayor, y existe una servidumbre histórica con derecho de paso por aquel paraje, de manera que con alguna intervención esporádica de las Brigadas Municipales se podría realizar un poco de mantenimiento, así como la colaboración de asociaciones locales conservacionistas o de la Unión Excursionista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *