Curiosidad botánica inédita en el camp d’Elx, digna de mención para ambientólogos, pero no para políticos y biólogos municipales de Elche

Esta inédita curiosidad que hoy tengo el gusto de compartir, como una herramienta educativa más del patrimonio botánico local del término municipal ilicitano donde no todos los ejemplares singulares, centenarios o emblemáticos son nuestras apreciadas y magníficas palmeras, una vez más no le resultará en absoluto de interés al señor alcalde González Serna, ni al concejal de Medio Ambiente Antonio Vicente García Díez; como tampoco le resultó de interés anteriormente el patrimonio arbóreo monumental al concejal y doctor Polo ni a su compañero Rodríguez Menéndez, así como a su alcaldesa  Alonso García o muy escasamente al sucesor Ruz; incluso retrociendo más ni al concejal Emilio Martínez que sólo hizo un breve anuncio en prensa nunca materializado, ni al edil Amorós, o a su alcalde Alejandro Soler. Lo mismo cabe decir del escaso interés mostrado por el señor Pareja, e inicialmente tampoco por Cristina Martínez.

A todos ellos se les ha expuesto el asunto del patrimonio arbóreo de interés general, que no es el caso particularmente de estos algarrobos de menor porte pero sí de interés secundario por sus singulares condiciones edafoclimáticas, con escaso o nulo éxito. Eso sí, sorprendentemente el actual alcalde sabe inaugurar exposiciones itinerantes sobre árboles, como la de la obra social de La Caixa que vino a Elche en 2016 bajo el título “El bosque mucho más que madera”, en cuyo interior había un rincón dedicado a los árboles monumentales. Sin comentarios…

Por supuesto, en todo este tiempo, tampoco han mostrado interés o se ha escuchado públicamente a los miembros de la ahora ya extinta Brigada Municipal de Medio Ambiente, pero que aún son funcionarios con supuesta voz, ni en particular al coordinador o técnico del área Aranda López, o a los asesores como Vicent Sansano y al que tuvo temporalmente a su lado el doctor Polo. Sin embargo, invito al esporádico y paciente lector de este blog, con mayor sensibilidad hacia nuestro entorno natural, a que sencillamente se lea la vigente ley autonómica valenciana 4/2006, y observe también con sana envidia los catálogos de árboles singulares ya aprobados en múltiples municipios de nuestra provincia.

Pues bien, resulta que como ustedes sabrán, a principios del siglo pasado se acometió una obra titánica, dirigida por parte del célebre ingeniero forestal Francisco Mira y Botella, para frenar el avance de las dunas de Guardamar y La Marina, que estaban literalmente engullendo las viviendas y los cultivos de sus habitantes limítrofes. Para ello se emplearon varias especies vegetales como por ejemplo albardín, esparto, tarays, ágaves, eucaliptos, palmeras o pinos piñoneros. Gracias a ello contamos actualmente con esta pinada casi única en el litoral del levante español, tan acosado urbanísticamente, y con escasos pulmones verdes. Ahora bien, obviamente la curiosidad inédita en su divulgación no es esta arboleda, sino el motivo de la extraña presencia de unos pocos ejemplares aislados, hijuelos de algarrobos centenarios semiengullidos por las citadas dunas.

La explicación en realidad es bien sencilla pero no por ello conocida, expuesta recientemente por boca de mi amigo Martín Calderón, cónyuge de una de las herederas de la célebre finca marinera de “La Frondosa”, ubicada en esta pedanía rural ilicitana con casi cuatro hectáreas de extensión desde la casona solariega próxima a la carretera nacional 332-A, con estilo típico arquitectónico de la tradicional burguesía rural, hasta llegar al linde con las propias dunas. Y es que si nos fijamos situándonos físicamente en el lugar, o a simple vista de pájaro con Internet, ya se aprecia claramente una agrupación de algarrobos centenarios en la última parcela de cultivo agrícola al este de esta finca que es propiedad de los herederos de la familia Pérez Sánchez, a su vez descendientes del fundador en el siglo XIX de la primera “Fabriqueta” de aguardientes, licores, jarabes y anisados en la calle Filet de Fora de Elche; con posterior ampliación del negocio a la distribución de otras bebidas varias.

Como ustedes ya pueden imaginar, unos pocos hijuelos con ciertas dimensiones han quedado semiocultos por el avance de las dunas cuando eran móviles y todavía no estaban fijadas, a una distancia aproximada de unos 50 metros del citado bancal donde se encuentran el resto de ejemplares de la misma especie, y ocupando una franja lineal de casi 100 metros. No sería de extrañar, que también haya varios olivos semienterrados, pues no en vano se trata sin lugar a dudas de la pedanía ilicitana que conserva mayor cantidad de ejemplares centenarios autóctonos de esta especie, y que por lo tanto no proceden en definitiva de discutibles trasplantes desde otros lugares remotos como ornamento para jardinería. Y es que en ya en 1910 llegó históricamente a esta partida rural el primer agua para riego de todo el término municipal de Elche, por medio de la Sociedad Nuevos Riegos El Progreso, S.A. Posteriormente, en el año 1921 se fundó la Comunidad de Regantes “Riegos El Porvenir” en la propia pedanía marinera, aprovechando igualmente las  aguas elevadas y canalizadas desde San Fulgencio en los azarbes del río Segura.

 

*Vuelo aéreo español sobre el entorno de la finca, del año 1929 =

 

*Vuelo aéreo americano sobre el entorno de la finca, del año 1945 =

 

*Vuelo aéreo americano sobre el entorno de la finca, del año 1956 =

Visita a los Álamos del Eúfrates de una rambla en Abanilla, próxima al río Chícamo

A mediados de Febrero he realizado una visita a la población de “Populus euphratica” de una rambla en Abanilla próxima al río Chícamo, gracias a Adrián Ruiz Rocamora. Ahora ya comprendo perfectamente por qué se denomina popularmente a este paraje, la Palestina murciana, pues en el paisaje se aprecia una aridez similar con los “badlands”, acequias y acueductos, casas cueva, palmerales y tarayales silvestres, cultivos de paleras con higos chumbos, granados, olivos, etc. El estado de conservación de estos ejemplares aún es peor que el de la célebre comunidad de Elche, por el escaso hilillo de agua semipermanente, pero afortunadamente ahora mismo se encontraban varios ejemplares en pleno inicio del rebrote de sus yemas.

Se trata de una pequeña agrupación igual de importante como microrreserva arbórea que la ilicitana, al tratarse de un patrimonio botánico que en toda Europa sólo se conoce silvestre en estas dos ubicaciones. Para quien visite este entorno, comprenderá que allí es fácil reafirmarse en la teoría de que muy probablemente la especie fue plantada durante la época de dominación de la civilización árabe en la Península Ibérica, a pesar de que el célebre botánico Cavanilles, no dejara constancia de ellos en su inventario del siglo XVIII. Los ejemplares de ambas agrupaciones no presentan una gran longevidad, pero sería fácil confirmar la hipótesis de que al tratarse todos de ejemplares hembras, se ha producido una multiplicación vegetativa a través de las raíces, como hijuelos de los ejemplares originarios.

 

Raúl Agulló Coves

3 nuevos árboles protegidos en el camp d’Elx por la Consellería valenciana, y otro más para la próxima revisión

          El nuevo catálogo autonómico de arbolado monumental protegido, ha añadido otros 3 ejemplares ilicitanos, que son un algarrobo, una araucaria y un “calistro” (eucalipto). Se puede consultar el listado oficial publicado recientemente el día 10 de Octubre de 2016, en la web www.habitatge.gva.es/web/medio-natural/arboles-monumentales

nuevo-catalogo          Además, hoy 9/11/2016, un Agente medioambiental de la Consellería de Medio Ambiente, ha verificado que el algarrobo inventariado por A.D.R. Camp d’Elx y ubicado en la pedanía ilicitana de Saladas, también debe ser protegido al presentar un perímetro de tronco superior a 6 metros. Agradecer su gestión en favor de la conservación de este patrimonio arbóreo singular y centenario, a la familia Miralles, y al técnico Gabriel B.

81-croquis_altura027

Árboles propuestos a la Consellería, para su inclusión en el inminente nuevo “Catálogo de patrimonio arbóreo monumental valenciano”

     En la revisión oficial que se está tramitando este mes de Septiembre del 2016, se ha sugerido la incorporación de estos ejemplares, junto a la pinada piñonera de La Marina. Asimismo, se mantienen el olmo de la sierra de El Molar, el olmo de la pedanía rural de El Derramador, y la célebre Palmera Imperial.

Continuar leyendo “Árboles propuestos a la Consellería, para su inclusión en el inminente nuevo “Catálogo de patrimonio arbóreo monumental valenciano””

Una singular casuarina, que sobresale entre la aridez sobre el Barranco de L’Escorfer (LES VALLONGUES)

           En medio del paisaje intensamente árido que nos ofrece la sierra de la pedanía ilicitana de Las Vallongas, en el entorno del barranco y mina de agua subterránea, así como frente a las ruinas del embalse y casa tradicional de labranza de L’Escorfer, resiste este singular ejemplar de casuarina con una altura aproximada de unos 7 metros de altura y porte piramidal. Testigo que nos recuerda el carácter histórico de esta finca, donde aún puede recorrerse el trazado de la antigua canalización de agua, así como unos escasos pero interesantes vestigios de carriladas relacionadas con las próximas canteras de extracción de piedra en una época muy anterior.

Raúl Agulló Coves

Continuar leyendo “Una singular casuarina, que sobresale entre la aridez sobre el Barranco de L’Escorfer (LES VALLONGUES)”

Persea “gigantea” o Persea americana, en Elche: AGUACATERO URBANO COLOSAL

       Este enorme aguacatero (Persea americana), que supera los 13 metros de altura, es el árbol frutal de mayor porte que conozco en el casco urbano de Elche. Se encuentra situado en el interior del actual Centro Cultural Las Clarisas, en el huerto del antiguo convento regado por un ramal de la Acequia Mayor de El Pantano, junto al muro que cierra este patio interior por su lado del este. Este espacio emblemático por su interés histórico-cultural, lo comparte también con dos naranjos de gran porte, un singular albaricoquero, así como dos granados, varios arbustos ubicados perimetralmente, y algún olivo o flores como especie ornamental. No produce frutos, y probablemente tampoco haya sido nunca podado, debido a la cual presenta este extraordinario crecimiento en búsqueda de la luz natural entre los edificios contiguos.

Continuar leyendo “Persea “gigantea” o Persea americana, en Elche: AGUACATERO URBANO COLOSAL”

Naranjo de gran porte monumental, en el patio del antiguo Convento de Las Clarisas (ELCHE)

                 Nueva incorporación al inventario del Patrimonio Arbóreo Local (ELCHE). El naranjo autóctono de porte monumental, y muy probablemente el más longevo del término municipal, ubicado en un espacio emblemático como es el patio interior del antiguo Convento de “Las Clarisas”, en el centro histórico del casco urbano. Este edificio protegido por su interés cultural, fue anteriormente Convento de la Merced, y recientemente ha sido reconvertido como el Centro Cultural Las Clarisas.

Continuar leyendo “Naranjo de gran porte monumental, en el patio del antiguo Convento de Las Clarisas (ELCHE)”

Buenas noticias para estos longevos olmos al sur del Camp d’Elx, junto al río Vinalopó

   Me he llevado una alegría, por lo que considero una satisfactoria actuación de conservación que se ha realizado en beneficio de estos longevos olmos ubicados al Sur del término municipal ilicitano, muy próximos a la ribera del río Vinalopó en un tramo fluvial ya relativamente cercano a su desembocadura, y varias históricas acequias de riego, junto al margen izquierdo de la carretera comarcal de Elche en dirección hacia Dolores. Llevaban demasiados años abandonados, incluso con un cable estrangulando particularmente el tronco del ejemplar central, y por fin se ha realizado una poda desde la base hasta una altura aproximadamente de casi 5 metros.

Continuar leyendo “Buenas noticias para estos longevos olmos al sur del Camp d’Elx, junto al río Vinalopó”