Visita a los Álamos del Eúfrates de una rambla en Abanilla, próxima al río Chícamo

A mediados de Febrero he realizado una visita a la población de “Populus euphratica” de una rambla en Abanilla próxima al río Chícamo, gracias a Adrián Ruiz Rocamora. Ahora ya comprendo perfectamente por qué se denomina popularmente a este paraje, la Palestina murciana, pues en el paisaje se aprecia una aridez similar con los “badlands”, acequias y acueductos, casas cueva, palmerales y tarayales silvestres, cultivos de paleras con higos chumbos, granados, olivos, etc. El estado de conservación de estos ejemplares aún es peor que el de la célebre comunidad de Elche, por el escaso hilillo de agua semipermanente, pero afortunadamente ahora mismo se encontraban varios ejemplares en pleno inicio del rebrote de sus yemas.

Se trata de una pequeña agrupación igual de importante como microrreserva arbórea que la ilicitana, al tratarse de un patrimonio botánico que en toda Europa sólo se conoce silvestre en estas dos ubicaciones. Para quien visite este entorno, comprenderá que allí es fácil reafirmarse en la teoría de que muy probablemente la especie fue plantada durante la época de dominación de la civilización árabe en la Península Ibérica, a pesar de que el célebre botánico Cavanilles, no dejara constancia de ellos en su inventario del siglo XVIII. Los ejemplares de ambas agrupaciones no presentan una gran longevidad, pero sería fácil confirmar la hipótesis de que al tratarse todos de ejemplares hembras, se ha producido una multiplicación vegetativa a través de las raíces, como hijuelos de los ejemplares originarios.

 

Raúl Agulló Coves

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *